Aviso
Dirección de envíoElige tu dirección
5 Razones por las que tu planta se está muriendo, ¡Te decimos como revivirla!
Creado por: Karla Jiménez
Publicado el 10 de Julio de 2020

5 Razones por las que tu planta se está muriendo, ¡Te decimos como revivirla!

¡Ya no sufras más! Tenemos la solución para que tu hogar siga siendo verde.

Si tienes plantas en casa y notas que de repente se están marchitando o como viendo tristes puede ser por diferentes causas. El clima no siempre coopera, las plantas pueden no obtener todo lo que necesitan para crecer fuertes y saludables y proporcionarte una buena cosecha.

 

No puedes dejar tus plantas solas para valerse por sí mismas. Especial para plantas vegetales. O si estás cultivando plantas en contenedores.

 

Y estamos seguros de que se te han muerto algunas plantas. Sin embargo, puedes hacer mucho para garantizar que tus plantas sobrevivan, a pesar del ambiente hostil en el que a veces se encuentran.

 

Estas son las cinco razones por las que tus plantas podrían estar muriendo y qué deberías de tener en cuenta.

 

Agua

 

Las plantas absorben agua principalmente de sus raíces. Las plantas necesitan suficiente agua pero tampoco pueden tener demasiada. Sin suficiente agua, las células de las plantas literalmente se secarán y morirán, y finalmente matarán a toda la planta. Algunas plantas son más resistentes a la sequía, como las hierbas y los cactus.

 

Demasiada agua puede hacer que las raíces de las plantas se asfixien porque necesitan algo de aire alrededor de sus raíces para absorber los alimentos y sin aire las raíces se pudrirán. El suelo saturado tampoco es el mejor ambiente para la mayoría de los insectos y microorganismos beneficiosos, y en realidad podría atraer plagas como babosas y caracoles. Además, demasiada agua también puede causar enfermedades de las plantas como el moho.

 

Así que asegúrate de que tus plantas obtengan suficiente agua y de que tenga una manera fácil de regar todas sus plantas en un horario constante.

 

 

Comida 

 

Las plantas como los humanos y los animales necesitan comida. Si bien no tienen un sistema de digestión como nosotros, aún absorben nutrientes del suelo y del aire.

 

La mayoría de las deficiencias de nutrientes serán bastante obvias. Las plantas no crecerán bien y se atrofiarán o habrá cambios de color visibles en las hojas. Las plantas también se estresarán al tratar de encontrar comida y es más probable que desarrollen enfermedades y atraigan plagas.

 

Tradicionalmente se han usado fertilizantes químicos sintéticos y todavía se usan principalmente en la agricultura comercial, especialmente en el cultivo hidropónico en invernadero. Si bien estos funcionan y producen grandes cosechas, tienen algunas desventajas. Si se aplican en las proporciones incorrectas, estos fertilizantes pueden quemar las plantas, ya sea las raíces o el follaje. También son de corta duración, lo que significa que deben volver a aplicarse regularmente para obtener los mejores resultados. También se ha encontrado que contaminan el agua subterránea.

 

La alternativa que se está imponiendo, especialmente para los cultivadores domésticos como nosotros, son los fertilizantes orgánicos. Generalmente son de acción más lenta, lo que significa que tienen menos posibilidades de quemar las raíces y las hojas de las plantas. También se descomponen en compuestos orgánicos que generalmente causan menos preocupaciones ambientales. Y usualmente son duraderos, lo que significa que una aplicación de un fertilizante granular podría durar toda la temporada de crecimiento, ahorrándote dinero a largo plazo.

 

Aliméntala con estos compuestos químicos naturales que contiene micro y macro nutrientes esenciales para las plantas y árboles de la tienda Gubertö.

 

Malas hierbas

 

Las malas hierbas compiten con sus plantas por los nutrientes, el agua y, lo más importante, el espacio. A menudo, las malezas son mucho más resistentes a la sequía, las plagas, las enfermedades y la falta de alimentos.

 

Definitivamente deseas mantenerte al tanto de las malezas y mantener al menos unas pulgadas alrededor de tus plantas libres de malezas. No mantenerte al tanto no solo causará que las malas hierbas afecten tus plantas alimenticias, sino que también será más difícil deshacerse de ellas más adelante.

 

A pesar de esto, las malezas son beneficiosas para los jardines, ya que aportan nutrientes desde muy por debajo de la superficie del suelo. Por lo tanto, el compostaje de malezas (aparte de las que ya se sembraron o se diseminaron a través de rizomas u otros medios subterráneos) es realmente una buena idea, ya que los nutrientes luego ingresan a la composta para usarlos más tarde en tu jardín o contenedores.

 

Enfermedad

 

Existen numerosas enfermedades de las plantas, especialmente las que afectan solo a las plantas alimenticias. Sin embargo, la mayoría de las enfermedades tienen sus tipos favoritos de plantas para apuntar.

 

Todo, desde moho en calabacín y otras plantas de calabaza hasta tizón en plantas de tomate y papa. Si bien estas enfermedades pueden aniquilar un cultivo completo, la mayoría de las enfermedades solo afectan el tamaño de las cosechas. De cualquier manera, deseas minimizar la enfermedad tanto como sea posible.

 

La mejor manera de evitar enfermedades es mantener limpio tu jardín. Recoje el follaje muerto alrededor de las plantas, desinfecta las herramientas, especialmente las podadoras, entre usos y esté atento a los primeros signos de enfermedad. Si lo ves, es hora de cortarlo en la yema y podar el follaje afectado para que no se extienda al resto de la planta y otras plantas. A veces tienes que tomar la difícil decisión de eliminar una planta por completo, a pesar de que es productiva o de un cultivo completo, para que no afecte a otras plantas más saludables.

 

Plagas

 

Hay muchos tipos de plagas que pueden causar estragos en su huerto. Todo, desde las plagas de insectos más pequeñas y casi invisibles, como los pulgones, hasta las grandes plagas de mamíferos, como los ciervos.

 

A algunas plagas les gusta un jardín desordenado, por lo que la recomendación anterior sobre enfermedades de las plantas también se puede aplicar aquí. Mantén tu jardín limpio. A las babosas y caracoles les gusta especialmente esconderse debajo de las hojas húmedas y otros follajes a principios de la primavera. ¡Y los montones de madera o composta malolientes pueden atraer roedores y otros mamíferos que buscan refugio, solo para deleitarse con sus plantas durante el día!

 

Estar atento y vigilar tus plantas (¡recuerda mirar debajo de las hojas de las plantas!) Ayudará a detectar el comienzo de cualquier infestación. Y atraer insectos beneficiosos que comen plagas ayudará a mantener a las poblaciones bajo control.

 

Para los mamíferos, el mejor elemento disuasorio es el cercado de algún tipo, incluso si literalmente tienes que enjaular en todo tu jardín. Hay ciertos aerosoles y otros elementos de disuasión, pero pueden tener un éxito limitado, especialmente después de una lluvia y si olvidas volver a aplicarlos.

 

 

Sigue estos pasos para revivir tu planta en un dos por tres:

 

Quitar las hojas muertas

 

El primer paso que debes hacer es eliminar todas las hojas muertas. Antes de cortar o rasgar las hojas, verifica si hay brotes verdes en la base de los tallos y evita cortarlos porque a partir de ahí crecerán nuevas hojas.

 

Cambiar la maceta y el suelo

 

El siguiente paso es cambiar la maceta y el suelo en el que crece la planta. Compra una maceta nueva y lávala bien antes de agregar la tierra; De esta manera, destruirá todos los gérmenes potenciales que pueden dañar la planta. Asegúrate de comprar un tipo de suelo específico para tu planta.

 

Revisa los tallos y raíces

 

Antes de trasplantar la planta, verifica cuidadosamente el tallo y la raíz.

 

Deben cortarse las ramas o tallos que parecen marchitos o secos. Además, el vástago principal debe verificarse cortando. Comienza cortándolo un poco hasta llegar al área verde del tallo. Verás que en un mes la planta revivirá y las ramas volverán a crecer.

 

Retira la tierra de las raíces de las plantas y enjuágalas cuidadosamente de la tierra restante. Revisa las raíces y luego quita las secas.

 

Trasplanta la planta y asegura sus necesidades de agua. Deja que se recupere, haciendo un riego regular.

 

Proporcionar a la planta los nutrientes que necesita.

 

Al igual que nosotros, las plantas necesitan nutrientes para su correcto desarrollo. Proporciona los nutrientes que su planta necesita agregando fertilizante a su suelo (elije uno específico según la planta que tengas).

 

 

Dale todos los nutrientes con este genial abono de borrego, contienie: nitrógeno, fósforo y potasio.

 

También te puede interesar:

- Macetas increíbles que puedes recibir en la puerta de tu casa

- ¿Conoce las kokedamas? Son plantas sin maceta

- Aprende a plantar chile en tu casa, ¡es muy fácil!