Aviso
Dirección de envíoElige tu dirección
La resequedad es un efecto del frío en los labios, te decimos cómo combatirlo
Creado por: Laura Segovia
Publicado el 10 de Octubre de 2020

La resequedad es un efecto del frío en los labios, te decimos cómo combatirlo

Olvídate de los labios partidos este invierno, no te pierdas estos tips

Un efecto común de la época de frío es tener los labios resecos y estamos acostumbrados a pasar por este proceso, aunque a veces no estamos seguros de por qué pasa o cómo podemos combatirlo. Es por eso que este texto tiene la intención de aclarar lo que sucede detrás de este efecto del invierno y que afecta a muchas personas.

Si esa persona eres tú, conoce las causas y cómo poder evitar tener los labios agrietados. Dejaran de dolerte y podrás sonreír sin ningún problema, ¡te lo aseguramos!

Antes de continuar, te invitamos a que sigas a Canasta Rosa en sus diferentes redes sociales, sólo da clic a cada red para conocerlas. ¡Te van a encantar!

Facebook 

Instagram

YouTube

Pinterest

Lo primero que debes saber es que los labios son una de las partes del rostro con mayor exposición a los elementos del exterior, en este caso nos referimos al sol, rayos UV, viento, calor, frío; que son los factores que llevan a nuestros labios a pasar por un periodo de resequedad, en especial en el invierno. Además, esta parte de nuestro cuerpo tiene pocas protecciones. Se trata de un tipo de piel muy expuesta, que no tiene glándulas sebáceas, con poco contenido de melanina y queratina, mecanismos encargados de proteger la piel de las circunstancias externas. Al no tener estas defensas, los labios son propensos a la resequedad, completamente expuestos y sin mucha ayuda.

Algo que exacerba su condición es la falta de hidratación, e incluso la propia salvación de nuestra boca, pues más que ayudar a hidratar los labios, esto puede causar que el agua en esta zona se evapore con mayor facilidad y cause irritación, descamación y grietas en la piel de los labios.

Es por esto que puedes padecer de labios resecos y agrietados, para poder combatirlo aquí te damos algunas opciones:

Tomas más agua

El primer signo de la deshidratación son los labios resecos, es por eso que el consumo habitual de agua puede contrarrestar estos efectos y con ello aliviar el daño en tus labios.

Hidratar a profundidad

Para poder lograr esto una buena opción es el uso de aceites, tal como el de oliva o coco. Poseen activos como la vitamina E que aportará hidratación, manteniendo los labios suaves y humectados.

Proteger los labios

Además de humectarlos, también hay que protegerlos. Para ello te recomendamos aplicar un bálsamo que hidrate, pero además cree una capa de protección para tus labios contra el viento y frío del exterior.

Te recomendamos probar el bálsamo para labios de lavanda, coco y miel de la tienda El Departamento, hecho con ceras y aceites vegetales que ayudarán a regenerar los labios agrietados, dejándolos suaves, ¡es magnífico!

labios-resecos-agrietados-frio-invierno

La tienda Eco Store también tiene su propio bálsamo hidratante que es para labios y otras partes de la piel, como manos, mejillas o zonas que estén resecas debido al clima. Es muy bueno, pues evitará que tus labios se agrieten y lastimen más, ¡te gustará!

labios-resecos-.agrietados-frio-invierno

O bien, si quieres mantener el estilo e hidratar tus labios, usa el bálsamo humectante Lip Balm de la tienda Cúmulo, reparará tus labios y los mantendrá humectados, dando un aspecto suave y terso lleno de color, ¡no te lo pierdas!

labios-resecos-agrietados-frio-invierno

 Antes de cambiar tu alimentación, probar algún remedio casero, seguir prácticas para mejorar la salud mental o cualquier recomendación publicada en canastarosa.com es importante que consultes a un especialista en la materia, ya que lo publicado en este sitio web no reemplaza el consejo de un especialista.

Con información de: El Universal

 

También te puede interesar: 

- Mito o realidad: ¿el frío entra por los pies? 

- Consejos para tu rutina de skincare, ¡cuida tu piel está cuarentena! 

- Chocolate caliente con lavanda, ideal para el frío de otoño (súper relajante)